Encuentra alguien que te escuchará sin juzgarte

Cada uno de los que conformamos Lalia, estamos comprometidos con escuchar de la manera más sensible, los problemas personales sin importar clase, género, raza, ideales, preferencias, ni ningún tipo de prejuicio.

Ten la confianza de contactarnos y explorar la posibilidad de una primera sesión. Una primera sesión no te obliga a comprometerte. Tendrás la libertad de decidir con quién quieres tomar sesión y con quién te sientes libre para hablar.

Si te sientes a gusto con tu decisión, entonces podrás acordar el resto al finalizar el primer encuentro.

Ubicación de nuestros consultorios

Reforma

Directorio

Arlette Garrido

Psicología

Licenciada en psicóloga con orientación en terapia racional emotiva conductual.

Fernanda de la Huerta

Psicología

Licenciada en Psicología.

Tania Asensio

Psicoanálisis

Atención a mujeres víctimas de violencia. Acompañante terapéutica.

Cassandra Suárez

Psicoanálisis

Acompañamiento terapéutico. Terapia de parejas. Psicoanálisis con adultos.

Angélica Jaramillo

Psicoanálisis

Acompañamiento terapéutico. Terapia de parejas. Psicoanálisis con adultos.

Encuentra a alguien que te escuchará de manera atenta. 

¿Lalia?

Acerca de nuestra historia

Lalia es una comunidad psicoanalítica que se fundó en el 2014 en ciudad de México  que surgió con el deseo de escuchar a las personas.

Para posibilitar que hablen de todo lo que no se habían permitido antes y que les aflige; porque detrás de la necesidad de ser escuchados, se asoma también el anhelo de una transformación de vida. En consecuencia… es una propuesta para trabajar con otros.

Quienes conforman Lalia, practican el psicoanálisis. ¿Y qué es el psicoanálisis? 

Diremos, que es una manera completamente diferente de escuchar, que no se asemeja a ninguna otra experiencia, pues aquí tenemos dos premisas: 1) que las personas hablen libremente de lo que se les ocurra, así como aparezca y 2) serán escuchados sin prejuicios ni impedimentos ante cualquier palabra; incluso a temas que pueden parecer absurdos, sin sentido, vergonzosos o de nuestra propia persona. Quienes practicamos el psicoanálisis, entendemos que para escuchar realmente, es un requisito posibilitar que tengan absoluta libertad de hablar, sobre cualquier tema, que pueda desplegar: sus fantasías, anhelos, desgracias, tristezas, pérdidas, ansiedad en el cuerpo, angustia, pensamientos recurrentes, ideas terroríficas, recuerdos, historias de amor/desamor, problemas del trabajo y la economía,sus sueños rotos, sus sensaciones de impotencia y frustración, rencores, despechos, odio, sus complicidades, tabús,desprecios, enfados, sus deseos más oscuros, su deseo por cambiar  y todo lo que se está dispuesto para realizarlo. 

Contacto

Oslo 6, col. Juárez CDMX

Lunes a Viernes de 8am a 9pm

y Sábados 8am a 6pm

Sesiones a distancia
y presenciales

La pandemia nos trajo una situación complicada respecto de la manera de sostener las sesiones. La manera «tradicional» dicta que las sesiones deben ser presenciales. Como si fuese una regla que de no cumplirse, se cree que entonces son «menos efectivas«, «menos importantes«, «menos claras«, «frías» o sencillamente que no es posible tener un diálogo fluido cuando es por teléfono o videollamada. 

Pero la realidad de las sesiones a distancia es otra. Con el paso de la pandemia, fue un cambio requerido el pasar las sesiones presenciales a sesiones por llamada telefónica o videollamada. Pues el riesgo de los contagios y las consecuencias en la vida entre los que pasamos por el consultorio, estaba latente. No sólo la vida y la salud (así como otros factores) de los que físicamente nos encontramos en el consultorio, sino también de la gente cercana; porque inevitablemente los contagios del covid, son extensivos. 

Es por eso que las sesiones a distancia enfatizaron la posibilidad de revalorar lo que es más importante en este espacio: la vida. A final de cuentas, de eso se trata también un análisis: una apuesta por la vida.

Las sesiones vía remota, no son exclusivas por la pandemia, ni mucho menos nuevas. Es una manera de posibilitar los lazos para hablar y llevar este espacio, a pesar de que por alguna razón no sea posible el encuentro dentro del consultorio. También hay gente que decide tener sesiones de este modo, porque quizás no les gustó la atención que encontraron en otros lugares, otros territorios; y quizás se sintieron más cómodo con la persona que los escucha al teléfono. Por que lo más importante para las sesiones no es la presencia física, sino la escucha. Es por esta razón, que dentro de mi manera de escuchar, incluye la posibilidad de las sesiones a distancia. Si a usted le interesan las sesiones por ésta vía, con gusto podemos agendar un espacio. Para mucha gente, puede que haya un escepticismo de ésta modalidad. Sin embargo, quiero hacer una invitación para que experimente aunque sea una ocasión por ésta vía si es que tiene dudas.

Claro está, que también existen razones fuertes para que el consultorio sea un mejor espacio de encuentro; como que por ejemplo para algunas personas es totalmente imposible tener sesiones a distancia al no contar con un espacio donde no haya interferencias, interrupciones y la confianza para poder hablar de ciertos temas. Ante una situación así, podemos explorar alternativas. 

Lo que puedo compartir acerca de las sesiones a distancia es que no son un impedimento para lo que puede ser un análisis. Con esta modalidad también ocurren ciertos cambios en la manera de tener la sesión. Instrucciones que le podré dar para entonces favorecer que nuestra conversación no sea empobrecida. Lo invito nuevamente a que si tiene alguna duda de ésta modalidad de sesiones, me contacte y podré resolver su inquietud. 

Llamada telefónica

Videollamada

Presenciales