Consultorio Ana María Perez iztacalco psicoanalisis

Terapia de pareja

La terapia de pareja puede ser para ambos o uno de los dos. Lo más importante es el deseo que puede existir para que la relación se transforme

Para comenzar un tratamiento, ofrezco un par de sesiones sin costo para ambos o uno. Estas servirán para que cada uno hable respecto de su sentir en la relación, presentarse e ir determinando por ambas partes si daremos inicio a un tratamiento. Después de eso, el costo de las sesiones será de $600

Atiendo de manera presencial, telefónica y videollamada. Mi consultorio se localiza junto a Paseo de la Reforma (Referencias más cercanas son Reforma 222, MB Hamburgo y Metro Insurgentes)

¿Qué es la terapia de pareja?

¿Desea un cambio en su manera de relacionarse y llevar su(s) relación(es)?

Al paso de cada experiencia sexoafectiva que cada persona vive, uno puede ir descubriendo que no es tán simple llevar a buen puerto una relación. Que muchas cosas que se dicen acerca de la versión romántica y perfecta de la pareja, donde “vivieron felices por siempre” después del día que se conocieron, sólo funciona en las historias infantiles. Resulta muy diferente a la realidad de la relación o relaciones que lo han llevado hasta este momento de su vida.

Para comprender la manera en que una relación tiene posibilidades para un cambio, es indispensable también hacerse ciertas preguntas de las causas y las consecuencias que sus historias sexoafectivas lo(s) han llevado a buscar estas sesiones. 

Y agregemos algo más. Que la relación no recaen en una sola persona. Que las relaciones no pueden ser sólo dos individualidades ocurriendo al mismo tiempo. Hace falta de acuerdos, cuestionarse su situación afectiva, analizar los motivos para estar dentro de esta relación, revisar si los dos buscan lo mismo o si es que la diferencia de sus deseos es tán abismal que sencillamente vuelve imposible una “comptabilidad” dentro de la relación. 

Aquí es de suma importancia entonces entender que las relaciones requieren trabajarse. El éxito de una relación fructífera depende más allá de sólo una atracción. Y este trabajo amoroso, es el que se busca realizar dentro de una terapia de pareja. 

¿Desea comenzar?

Lo primero es ponernos en contacto para comenzar una serie de encuentros que servirán para ir aclarando la situación que los trae al consultorio, sus motivos dentro de la relación y también a cada uno. 

Conforme vayan ocurriendo estos encuentros, comenzará a haber claridad respecto de lo que se puede trabajar. 

Acerca de mí

Estudios

  • Licenciado en Psicología por la Universidad de las Américas
  • Maestro en Psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México
  • Seminario de lectura serial de los seminarios de Jacques Lacan
  • Taller de los escritos de Lacan
  • Círculo de lectura de las Obras completas de S. Freud.
  • Dispositivo de lectura del libro Localización del analista.
  • Seminario clínico de psicoanálisis.

Experiencia clínica

  • Asilo Primavera I.A.P.
  • Hospital Psiquiátrico Juan N. Navarro.
  • Centro Comunitario San Lorenzo.
  • Centro de Servicios Psicológicos “Dr. Guillermo Dávila”
  • Casa Psi.
  • Neopraxis.
  • Lalia Mx

Actividades

  • Supervisión de casos
  • Colaborador en la revista de psicoanálisis Litoral editores.
  • Docente de la licenciatura en psicología en Universidad YMCA.
  • Tallerista en temas de:
    • La interpretación de los sueños,
    • Técnicas de la entrevista,
    • Comunicación, relaciones de pareja,
    • Sexualidad,
    • Grupo Terapéutico a través de las emociones,
    • Las letras chiquitas del dinero
    • Introducción al psicoanálisis

Eric Hernández Morales

Sesiones a distancia

La pandemia nos trajo una situación complicada respecto de la manera de sostener las sesiones. La manera “tradicional” dicta que las sesiones deben ser presenciales. Como si fuese una regla que de no cumplirse, se cree que entonces son “menos efectivas“, “menos importantes“, “menos claras“, “frías” o sencillamente que no es posible tener un diálogo fluido cuando es por teléfono o videollamada. 

Pero la realidad de las sesiones a distancia es otra. Con el paso de la pandemia, fue un cambio requerido el pasar las sesiones presenciales a sesiones por llamada telefónica o videollamada. Pues el riesgo de los contagios y las consecuencias en la vida entre los que pasamos por el consultorio, estaba latente. No sólo la vida y la salud (así como otros factores) de los que físicamente nos encontramos en el consultorio, sino también de la gente cercana; porque inevitablemente los contagios del covid, son extensivos. 

Es por eso que las sesiones a distancia enfatizaron la posibilidad de revalorar lo que es más importante en este espacio: la vida. A final de cuentas, de eso se trata también un análisis: una apuesta por la vida.

Las sesiones vía remota, no son exclusivas por la pandemia, ni mucho menos nuevas. Es una manera de posibilitar los lazos para hablar y llevar este espacio, a pesar de que por alguna razón no sea posible el encuentro dentro del consultorio. También hay gente que decide tener sesiones de este modo, porque quizás no les gustó la atención que encontraron en otros lugares, otros territorios; y quizás se sintieron más cómodo con la persona que los escucha al teléfono. Por que lo más importante para las sesiones no es la presencia física, sino la escucha. Es por esta razón, que dentro de mi manera de escuchar, incluye la posibilidad de las sesiones a distancia. Si a usted le interesan las sesiones por ésta vía, con gusto podemos agendar un espacio. Para mucha gente, puede que haya un escepticismo de ésta modalidad. Sin embargo, quiero hacer una invitación para que experimente aunque sea una ocasión por ésta vía si es que tiene dudas.

Claro está, que también existen razones fuertes para que el consultorio sea un mejor espacio de encuentro; como que por ejemplo para algunas personas es totalmente imposible tener sesiones a distancia al no contar con un espacio donde no haya interferencias, interrupciones y la confianza para poder hablar de ciertos temas. Ante una situación así, podemos explorar alternativas. 

Lo que puedo compartir acerca de las sesiones a distancia es que no son un impedimento para lo que puede ser un análisis. Con esta modalidad también ocurren ciertos cambios en la manera de tener la sesión. Instrucciones que le podré dar para entonces favorecer que nuestra conversación no sea empobrecida. Lo invito nuevamente a que si tiene alguna duda de ésta modalidad de sesiones, me contacte y podré resolver su inquietud.